¡Nuevo ciclo de webinars GRATUITO!

La psiconeuroinmunología clínica aplicada a las enfermedades crónicas.

 Respuesta inmunitaria ¿Por qué hablamos tanto de ella en PNI? (I).
Respuesta inmunitaria ¿Por qué hablamos tanto de ella en PNI? (I)

Respuesta inmunitaria ¿Por qué hablamos tanto de ella en PNI? (I)

Dolencias 6 diciembre 2023

Cuando los virus o cualquier patógeno ataca, nuestro cuerpo se pone alerta como en una especie de “modo ON” defensivo, preparado para afrontar cualquier posible riesgo o peligro que pueda surgir. La respuesta inmunitaria es una respuesta defensiva del sistema inmune ante posibles virus o enfermedades.

Cualquier persona sufrirá a lo largo de su vida múltiples resfriados, varias gripes, virus o posibles enfermedades contagiosas, alergias, golpes, traumatismos y una gran multitud de amenazas. Sucesos totalmente normales que forman parte del ciclo de la vida del ser humano. Generalmente de todos estos sucesos salimos reforzados y esto es gracias a nuestra defensa natural: el sistema inmune, por el que afortunadamente podemos seguir viviendo. Sin él, cualquier enfermedad o infección nos mataría.

Los seres humanos estamos expuestos a amenazas, patógenos externos continuos, bacterias, virus, hongos, parásitos, etc. Es increíble cómo nuestro sistema, una red súper compleja formada por órganos, tejidos, células y diferentes sustancias, es capaz de reconocer e identificar cualquier posible cuerpo extraño o microbio que quiere tener acceso al cuerpo y alterar de alguna forma nuestra salud. Ello es posible gracias a los antígenos, los encargados de dar aviso de esta posible anomalía.

¿Te gustaría mejorar la salud de tus pacientes y la rentabilidad de tu clínica al mismo tiempo?

Rellena el siguiente formulario y accede totalmente gratis nuestro webinar donde podrás descubrir de la mano de Daniel de la Serna las claves más importantes para mejorar el rendimiento y rentabilidad de tu clínica, favoreciendo la satisfacción de tus pacientes.

Entender el funcionamiento de la respuesta inmune y cómo empieza la máquina a reaccionar ante posibles agentes externos es clave para poder entender y detectar las posibles amenazas a las que el ser humano se enfrenta. De ahí que sea de vital importancia mantenerlo fuerte, robusto y en buen estado.

Esto es algo que desde la psiconeuroinmunología clínica nos apasiona. Porque localizar el foco de la patología o enfermedad en cualquier paciente desde un punto de vista integral nos va a permitir llevar a cabo un tratamiento específico.

respuesta inmunitaria pni

Identificar los antígenos

Cuando el sistema presenta cualquier amenaza causante de un posible virus o enfermedad, responde a los antígenos. Son moléculas con base proteica y lípidos que activan nuestras defensas y que se localizan en la parte exterior de las bacterias o de los hongos.

Estos antígenos también pueden ser de sustancias inertes no vivas, es decir, de sustancias químicas microscópicas como los plásticos, mini cristales, componentes oxidados, etc.

Ante esta detección, el sistema inmune lo soporta porque la mayoría de células tienen en su superficie un tipo de molécula de proteínas HLA (“human leukocyte antigens”) como respuesta inmunitaria ante estas sustancias.

¿Cómo combatimos una inflamación? Los 2 tipos de respuesta inmunitaria

Si nos atacan agentes externos, el sistema inmune se encarga de localizar y reconocer qué patógenos nos están atacando. Esta misión se lleva a cabo de dos maneras.

1. Mediante Inmunidad innata

Que es la inmunidad que genéticamente de forma natural tenemos todos desde que nacemos. Estas barreras de defensa pueden ser tanto físicas como químicas. Nos referimos a órganos como la piel, las mucosidades intestinales y de la parte oral, algunos actos reflejos que se producen con la llegada de ciertos virus habituales como la tos o los estornudos, etc.

Sin embargo, estas líneas pueden ir más allá de la parte externa del cuerpo; Por ejemplo, a través de la producción de interleucinas se consiguen orquestar respuestas complejas que incluyen cambios en la conducta del enfermo o activar el mecanismo de la fiebre, uno de los más habituales ante la presencia de infecciones.

2. A través de la inmunidad adquirida

Este otro tipo de inmunidad es súper importante, porque se activa ante la presencia de sustancias o elementos reconocibles del patógeno como son los antígenos. El reconocimiento del antígeno permite que la respuesta inmunitaria gane especificidad frente a ese patógeno.

Tengamos en cuenta que los antígenos con los que se puede encontrar una persona a lo largo de vida son infinitos, así como nuestra capacidad de respuesta que también es interminable.

Pensemos por ejemplo en cualquier virus, el COVID 19, que lo hemos sufrido muchos de nosotros, y cómo son o han sido las fases en la inmunidad adquirida de quienes lo han padecido o pueden padecerla: el momento de encuentro o contacto, una segunda fase de activación, la de ataque y la de memoria de nuestro sistema. ¿Os suena a tod@s verdad?

Los anticuerpos

Aunque hay múltiples enfermedades y virus, siguiendo con este ejemplo tan reciente y conocido, y que por ello nos puede servir explícitamente para explicar esta parte tan apasionante de la inmunidad, uno de los más sonados en el COVID 19 eran los anticuerpos, esas proteínas producidas por los linfocitos B a partir del reconocimiento previo del antígeno y que son fundamentales para combatir la infección, y de este modo quedar protegidos frente a la reinfección.

Estos anticuerpos son fundamentales y forman parte de la respuesta inmunológica. Sin embargo, algunas variantes de la inmunidad adquirida van a producir anticuerpos con una duración, es decir, con fecha de caducidad. Por ello se puede volver a repetir un mismo tipo de virus cada cierto tiempo. Estas variantes de la inmunidad son,

  • a través de la llamada inmunidad pasiva, que es la que transmite un ser humano a otro, por ejemplo de la madre al bebé cuando recibe alimento por la placenta o a través de la leche materna.
  • por otro lado, la que se produce por antisueros, por ejemplo, para protegernos si vamos a tener riesgo de contagio de cualquier enfermedad o virus.

¿Te está resultando interesante este contenido? Seguiremos hablando de inmunidad y pni en próximos posts.

Autor

Daniel De la Serna

Llevo más de 20 años dedicado al campo de la salud y de la formación, especializado en el ámbito de la Psiconeuroinmunología clínica.

He tenido la suerte de formarme y entrar a formar parte del equipo del Dr. Leo Pruimboom, la gran referencia internacional en esta disciplina.

Me apasiona mi labor docente, poner al servicio de cientos de alumnos de todo el mundo todo este bagaje y conocimiento para acompañarles en el proceso de formación en esta maravillosa disciplina.

Igualmente disfruto y aprendo de mis pacientes en mi labor clínica diaria.

Conoce nuestro Máster

Da un impulso a tu carrera

¿Te gustaría formarte en el único máster de psiconeuroinmunología clínica que cuenta con acreditación oficial universitaria? Solicita más información ahora, ¡las plazas son limitadas!

¿Hablamos por WhatsApp?