¡Nuevo ciclo de webinars GRATUITO!

La psiconeuroinmunología clínica aplicada a las enfermedades crónicas.

 ¿Cómo son tus heces? Un claro indicador de tu salud.
¿Cómo son tus heces? Un claro indicador de tu salud

¿Cómo son tus heces? Un claro indicador de tu salud

Salud 22 noviembre 2023

¿A quién le gusta mirarlas o a quién le gusta hablar de ellas? Se trata de un tema tabú o escatológico, y si hablamos de ellas nos van a producir repulsa o quizá provocar risa. Sin embargo ahí están y si es a diario, mejor que mejor. La forma, color o el aspecto de tus heces son un claro revelador de ti mismo y de tu estado de salud. Hoy hablamos de cacas.

Porque lo realmente cierto de todo esto, es que en el intestino reside aproximadamente un 80% de nuestro sistema inmune sano. Cómo nos alimentamos, qué comemos y cómo nuestro cuerpo asimila y absorbe los nutrientes es súper importante para tener un estado saludable.

La microbiota habla por sí sola, de ahí que cuando algo no funciona o aparecen determinados síntomas o anomalías, lo primero que nos piden es una analítica de heces, para analizar el estado de las bacterias de nuestro intestino y determinar cómo interactúan con el sistema nervioso y sobre todo con las emociones.

¿Te gustaría mejorar la salud de tus pacientes y la rentabilidad de tu clínica al mismo tiempo?

Rellena el siguiente formulario y accede totalmente gratis nuestro webinar donde podrás descubrir de la mano de Daniel de la Serna las claves más importantes para mejorar el rendimiento y rentabilidad de tu clínica, favoreciendo la satisfacción de tus pacientes.

Una nueva forma de diagnosticar y conocer más a los pacientes

A simple vista si te preguntan, ¿cómo son tus cacas? la mayoría de la gente responderá “normales”. Sin embargo esta es una afirmación relativa y tiene sus más y sus menos. Porque con la escala de Bristol podemos salir de dudas, y comprobar a través de la forma y consistencia de las heces, si verdaderamente son normales o todo lo contrario.

La escala de Bristol, una revelación relativamente nueva

Y decimos nueva porque se trata de una valoración muy reciente. Concretamente es del año 97, no tiene ni 30 años, y aunque el diagnóstico de un profesional siempre es el más fiable, esta escala nos va a revelar información muy valiosa para saber cómo está nuestra salud.

La llamada escala de heces de bristol, que se llevó a cabo por un grupo de trabajo de Heaton, es una herramienta muy útil para el diagnóstico. El estado de las heces nos ayudará a orientar una posible sospecha diagnóstica de cuadros como el SIBO, colon irritable o incluso un estreñimiento.

heces salud pni

Esta escala recoge según el tipo y consistencia 7 tipos de heces,

  • Tipo 1: son esas heces pequeñas duras, dispersas o flotantes y separadas que podemos comparar por ejemplo con las de una cabra.
  • Tipo 2: Presentan forma alargada e irregular.
  • Tipo 3: Similares a una salchicha pero tienen grietas en la superficie.
  • Tipo 4: Esta clase es alargada de textura blanda y lisa.
  • Tipo 5: Bolas blandas con bordes definidos y fáciles de evacuar.
  • Tipo 6: Heces blandas desiguales.
  • Tipo 7: Heces directamente líquidas.

Los primeros tipos son un claro indicador de estreñimiento, las heces intermedias (3 y 4) son las más saludables e ideales, y los últimos tipos ya nos dicen que algo nuestro tránsito no funciona con normalidad, más si hay problemas de diarreas continuas.

El aspecto de nuestras heces aporta muchas pistas

¿Y el color? volvemos a la misma respuesta. Pues seguro que la mayoría de pacientes o personas lo asumirán como normal. Pero ocurre lo mismo que con el aspecto y la textura, quizá no sea tan usual como pensamos, porque creemos muchas veces que esta característica está directamente asociada con la comida que hemos ingerido. Si bien es cierto que comer espinacas nos dará cacas muy verdes, y si comemos chipirones en su tinta negra, aunque en la mayoría de casos tiene que ver con el color, a veces no es coincidente. Sobre todo cuando un determinado color se prolonga en el tiempo. Y aquí es donde debemos sospechar que algo raro pasa en nuestro sistema.

Por otro lado, las heces no deben de flotar, porque esto significa que contiene demasiadas grasas, si usamos mucho papel mala señal, y también cuando vemos semillas, trozos y restos de comida es porque hay un exceso de ácido clorhídrico.

La hipoclorhidria de la que hemos hablado puede ser aquí un evidente síntoma. Es algo que vemos con el olor, si las cacas huelen a podrido, mala señal porque ello significa que las enzimas pancreáticas no se activan bien y ciertos alimentos terminan fermentando, síntoma de una pérdida de ritmo de nuestro aparato digestivo.

Es lo mismo que sucede con aquellos alimentos (pensemos en el marisco, el pescado o el pollo) que tiramos a la basura y que desprenden un olor muy fuerte en poco tiempo.

¿Cómo es mi funcionalidad a lo largo del día a través de mis cacas?

Es evidente que no todos los días las heces son iguales. Y esto depende de múltiples factores. Si no me muevo mis heces serán distintas. La ingesta de agua, la presencia de fibra, la alimentación, la actividad física o las hormonas, o incluso la ovulación, que hace que las mujeres vayan de forma más frecuente al baño, influyen de forma directa sobre las características de tus heces.

Si te está resultando interesante este contenido no dejes de leer la segunda parte. En breve seguiremos hablando de las heces y de cómo algunos factores como el estrés y las emociones son capaces de influir en nuestro tracto intestinal.

Autor

Elena López

Llevo más de 20 años trabajando como fisioterapeuta, pero mi ámbito profesional y mi forma de vida dio un giro de 180 grados cuando me convertí en lo que soy actualmente: especialista en Psiconeuroinmunología clínica. Disciplina que me ha brindado la oportunidad de crecer exponencialmente y que llegó a mí de la mano del Dr. Leo Pruimboom, fundador y referente mundial por excelencia de esta disciplina médica. Una nueva vía de intervención que descubrí cuando aún estaba cursando mis estudios universitarios en Fisioterapia, que cambió mi perspectiva y por su puesto la manera de trabajar con los pacientes.

Labor clínica, con la que no dejo de aprender constantemente y disfrutar cada día. Además, al mismo tiempo me permite desarrollar mi segunda actividad y pasión, la de coordinar el Máster en PNIc. Me encanta mantener un nexo de unión continuo con los grandes referentes y docentes, y comprobar cómo los alumnos van adquiriendo una nueva dimensión de conocimiento y formación.

Todo ello no sería posible sin el motor de mi vida, mi pequeña gran familia, (Gonzalo y mis cuatro hijos) y esos momentos de desconexión. Descargo adrenalina jugando al baloncesto, bailando flamenco y no cambio por nada del mundo disfrutar de un buen vino con mis amigos.

Conoce nuestro Máster

Da un impulso a tu carrera

¿Te gustaría formarte en el único máster de psiconeuroinmunología clínica que cuenta con acreditación oficial universitaria? Solicita más información ahora, ¡las plazas son limitadas!

¿Hablamos por WhatsApp?