Los baños de bosque “Shinrin Yoku”, un potencial para el sistema inmune.
 Los baños de bosque “Shinrin Yoku”, un potencial para el sistema inmune

Los baños de bosque “Shinrin Yoku”, un potencial para el sistema inmune

Salud 15 diciembre 2022

Los baños de bosque, también conocidos como Shinrin Yoku o baños forestales, son una práctica japonesa que actualmente se ha convertido en ciencia. Buena prueba de ello es que forman parte del Programa Nacional de Salud del país nipón, porque su efecto terapéutico mejora y refuerza el sistema inmune. Veamos qué beneficios aporta esta técnica para la salud.

En busca de los espacios naturales

El contacto con la naturaleza existe desde siempre y supone la base evolutiva de cualquier especie, incluida la humana. El hombre ha disfrutado y sufre el entorno forestal hace cientos de miles de años, teniendo en cuenta que el bosque es nuestro medio natural.

¿Te gustaría mejorar la salud de tus pacientes y la rentabilidad de tu clínica al mismo tiempo?

Rellena el siguiente formulario y accede totalmente gratis nuestro webinar donde podrás descubrir de la mano de Daniel de la Serna las claves más importantes para mejorar el rendimiento y rentabilidad de tu clínica, favoreciendo la satisfacción de tus pacientes.

Sin embargo, este acercamiento con el entorno natural se fue perdiendo con el paso del tiempo y a consecuencia de la revolución industrial.

El desarrollo supone que desde finales del siglo XIX la transición demográfica nos ha ido trasladando a las ciudades; entornos muy complejos y con numerosos factores de riesgo que comprometen nuestra salud, y donde nos hemos dado cuenta que necesitamos una vuelta a nuestro entorno más primitivo.

La naturaleza posee un “don” único que fomenta la necesidad de entrar en contacto con ella, porque percibimos que algo cambia en nuestro organismo de forma positiva.

Quizá sea por su atmósfera tranquila, por sus bellos paisajes, por el clima templado o porque se siente el aire puro de sus bosques. Lo que está claro es que mantener contacto con la naturaleza nos hace bien.

baños de bosque pni

Los baños de bosque, tratamiento universal

En Japón, los baños de bosque, llamados «Shinrin-Yoku» son visitas cortas y tranquilas a un bosque consideradas como intervenciones de salud similares a la aromaterapia natural.

Su práctica es muy sencilla. Básicamente consiste en visitar un bosque para relajarse, desconectar y descansar mientras se respiran sustancias volátiles que también se conocen como fitoncidas (aceites esenciales que se desprenden de la madera) y que son compuestos orgánicos volátiles antimicrobianos derivados de los árboles, como el alfa-pineno y el limoneno.

Sus beneficios contribuyeron a que desde finales de los años ochenta se hayan convertido en una actividad reconocida para la Gestión del Estrés en Japón.

Las pruebas y estudios realizados a lo largo de los años demostraron que un baño en el bosque aumentaba significativamente la puntuación que los usuarios daban en términos de vigor, y disminuían las puntuaciones relacionadas con la ansiedad, depresión e ira.

Hoy sabemos que los baños de bosque habituales pueden ayudar a disminuir el riesgo de enfermedades psicosociales relacionadas con el estrés.

Y nuestra inmunología, ¿puede igualmente salir beneficiada con los baños de bosque?

Sin lugar a dudas. De hecho se puede demostrar científicamente que estos baños de bosque aumentan y mejoran nuestro sistema inmune.

Una de las células inmunitarias más importantes son las llamadas NK (“Natural Killer” o asesinas naturales). Estas células desempeñan una función crucial sobre el control de los procesos tumorales y sobre las infecciones provocadas por patógenos intracelulares como los virus.

Está perfectamente descrito en la literatura médica cómo estas células NK eliminan tumores o células infectadas por virus mediante la liberación de sustancias altamente oxidativas como las perforinas, granzimas y GRN a través de la vía de la exocitosis granular.

En presencia de fitoncidas, como alfa-pineno, 1,8-cineol, d-limoneno y aceites esenciales extraídos de árboles como el cedro japonés (Cryptomeria) y Chamaecyparis, durante 48-144 h (entre 2 y 6 días), los niveles intracelulares de perforina, GrA y GRN aumentan significativamente, mejorando así la actividad citolítica de las células NK de forma dependiente de la dosis.

Pero no solo esto, sino que durante el estudio también se pudo comprobar cómo estas mismas fitoncidas también restauraron parcial, pero significativamente, la disminución de la actividad de las células NK humanas y la disminución de los niveles de perforina, GrA y GRN en las células NK inducida por diclorvos, un pesticida organofosforado altamente utilizado por la industria en la actualidad.

El pretratamiento con fitoncidas previno parcialmente la inhibición de la actividad NK inducida por diclorvos.

Descubrimientos

Otros autores como Komori et al. informaron de que la fragancia cítrica que se encuentra en los bosques afectaba a los sistemas endocrino e inmunitario humanos, basándose en la medición de los niveles urinarios de cortisol y dopamina, la actividad NK y las proporciones entre linfocitos CD4/8.

Posteriormente da Silva et al. descubrieron que el aceite volátil de las hojas de Zanthoxylum rhoifolium Lam (Tembetarí) y ciertos terpenos (a-humuleno, b-cariofileno, a-pineno y b-pineno) presentaban una eficacia antitumoral y una acción inmunomoduladora significativa in vivo e in vitro en ratones.

Además, Grassmann et al. descubrieron que el aceite esencial de Pinus mugo (Pino de montaña) mostraba propiedades antioxidantes. Todos estos hallazgos sugieren que los entornos forestales (baños de bosque) tienen efectos beneficiosos sobre la función inmunitaria humana.

Estos hallazgos puestos en perspectiva indican que los viajes a la naturaleza y los baños forestales mejoran la funcionalidad de nuestro sistema inmune aumentando la actividad de las células NK, tanto por el aumento en el número de células, como por los niveles de proteínas anticancerígenas intracelulares.

Las fitoncidas liberadas por los árboles y posiblemente la reducción en la producción de hormonas del estrés como el cortisol pueden ser responsables parciales del aumento de la actividad de estas células. Dado que las células NK pueden destruir células tumorales liberando proteínas anticancerígenas, como perforina, GRN y GrA/B, los hallazgos anteriores sugieren que los baños de bosque pueden tener un efecto preventivo sobre la generación y el desarrollo del cáncer.

Toda esta evidencia nos lleva a considerar que es necesario potenciar el contacto con la naturaleza dentro de las pautas sobre nuestro estilo de vida para mantener unos mejores niveles de salud.

Fuentes: 

  1. Li, Q. Effect of forest bathing trips on human immune function. Environ Health Prev Med 15, 9–17 (2010). https://doi.org/10.1007/s12199-008-0068-3
  2. Komori T, Fujiwara R, Tanida M, Nomura J, Yokoyama MM. Effects of citrus fragrance on immune function and depressive states. Neuroimmunomodulation. 1995;2:174–80.
  3. da Silva SL, Figueiredo PM, Yano T. Chemotherapeutic potential of the volatile oils from Zanthoxylum rhoifolium Lam leaves. Eur J Pharmacol. 2007;576:180–8.
  4. Grassmann J, Hippeli S, Vollmann R, Elstner EF. Antioxidative properties of the essential oil from Pinus mugo. J Agric Food Chem. 2003;51:7576–82.
Da un impulso a tu carrera

¿Te gustaría formarte en el único máster de psiconeuroinmunología clínica que cuenta con acreditación oficial universitaria? Solicita más información ahora, ¡las plazas son limitadas!

¿Hablamos por WhatsApp?