¿Qué relación tienen el microbioma y la obesidad o la diabetes tipo 2?.
 ¿Qué relación tienen el microbioma y la obesidad o la diabetes tipo 2?

¿Qué relación tienen el microbioma y la obesidad o la diabetes tipo 2?

Investigación 18 julio 2022

Se ha demostrado que determinadas enfermedades cardiovasculares tan comunes y preocupantes como la obesidad y la diabetes tipo 2, asociada a la primera, y que especialmente afectan a pacientes de sociedades desarrolladas, están íntimamente relacionadas con el microbioma.

Los profesionales de la salud sabemos de sobra que el sobrepeso y las enfermedades directamente relacionadas con esta patología son el “caballo de batalla” de muchísimas personas.

La mayoría de las veces acuden a consulta, y ellos mismos ya se saben de sobra el mensaje que se les va a transmitir: “hay que ponerse una cremallera en la boca, comer más sano y hacer ejercicio”.

Pero es que muchas veces no todo se traduce en esto, porque en numerosas ocasiones se cae en el abandono de los tratamientos, en nuevas recaídas, y en el “volver a empezar” que tanto cuesta a este tipo de pacientes.

¿Te gustaría mejorar la salud de tus pacientes y la rentabilidad de tu clínica al mismo tiempo?

Rellena el siguiente formulario y accede totalmente gratis nuestro webinar donde podrás descubrir de la mano de Daniel de la Serna las claves más importantes para mejorar el rendimiento y rentabilidad de tu clínica, favoreciendo la satisfacción de tus pacientes.

Afortunadamente la investigación ha hecho mucho bien y cada vez arroja más información relevante e importante para mejorar la calidad de vida de mucha gente.

Y es que la obesidad además de ser el resultado de todas estas circunstancias anteriores, también puede tratarse científicamente y enfocarse desde otra perspectiva más amplia, implicando a otros elementos clave como la microbiota intestinal y cómo se absorben y metabolizan determinados componentes en la alimentación.

¿Cómo metabolizamos lo que comemos?

Uno de los problemas principales radica principalmente en la dieta.

Lo que comemos, también lo absorben nuestras bacterias para posteriormente metabolizarlo en nuestro organismo; cuando se produce alguna alteración en este proceso, es cuando aparecen patologías como la obesidad o la DT 2.

En primer lugar, la obesidad como patología cardiometabólica, se produce por un desequilibrio importante entre lo que se come y la energía que se gasta; además intervienen otros factores clave como la genética, la nutrición, circunstancias de carácter fisiológico, biológicas o incluso ambientales.

Y por otro lado, y como consecuencia de esta, pueden surgir otros desencadenantes como la hipertensión, la hipercolesterolemia o incluso como vamos a exponer en este artículo, la diabetes tipo 2 (donde los niveles de glucosa se disparan en sangre).

Una respuesta científica de la microbiota y su relación con la obesidad o la DT 2

Un estudio tanto en animales como en pacientes con obesidad, demuestra que la microbiota está directamente vinculada a la obesidad. Concretamente con una ratio incrementada de Firmicutas respecto a los Bacteroidetes.

Sin embargo, en relación a la diabetes tipo 2, se asocia a una reducción significativa de cepas productora de los AGCC (Ácidos Grasos de Cadena Corta), especialmente el butirato (que sirven de fuente de energía para las células epiteliales del intestino), junto a un incremento de los lactobacilos spp.

Así se ha demostrado que,

1. Los AGCC son elevados en los casos de obesidad

Varios estudios metagenómicos de heces de pacientes obesos y con sobrepeso, muestran cómo las vías microbianas generadoras de AGCC están especialmente enriquecidas y con niveles elevados en estos casos.

Estos AGCC (que son las moléculas producidas por las bacterias cuando fermentan algunos componentes de los alimentos como la fibra o algunos hidratos) pueden activar directamente ciertos receptores de proteína G (GPR41 y GPR43), que incluyen respuestas inflamatorias y procesos de regulación enteroendocrinos.

En primer lugar, si se activa el GPR41, ello induce a la producción de la hormona enteroendocrina PYY (péptido YY) por las células L epiletiales intestinales, lo que conlleva a un incremento de energía a partir de determinados alimentos.

Por otro lado los AGCC vía receptores de la proteína G pueden activar la liberación del GLP-1 (péptido similar al glucagón 1) que tiene un impacto sustancial sobre el páncreas y la liberación de la insulina, así como efectos sobre la regulación del apetito.

2. Los ácidos biliares se metabolizan por la microbiota

Los ácidos biliares (cuyo precursor es el colesterol de la dieta). Son otro grupo de metabolitos microbianos que tienen especiales efectos sobre la salud de los humanos y resultan fundamentales en el metabolismo.

Se metabolizan por la microbiota en la parte baja del intestino delgado y del colon, y facilitan la absorción de la grasa y de las moléculas liposolubles de la dieta.

A pesar de la diversidad química que tienen, ya están empezando a clasificarse, y algunos de ellos se reconoce que son reguladores del metabolismo energético.

¿Cómo controlar y mejorar estas patologías?

Se ha demostrado que determinadas intervenciones como el trasplante de microbiota fecal, mejora considerablemente la resistencia a la insulina y los niveles de Roseburia, o la cirugía bariátrica, se asocia a un aumento GLP-1 y de ácidos biliares secundarios.

Por otro lado, la inclusión de probióticos favorece la secreción de insulina, disminuye el peso y la masa adiposa.

TMAO: Trimetilamina N-Óxido, AGCC: Ácido graso de Cadena Corta. LPS: Lipopolisacárido. GLP-1: Péptido similar al glucagón 1.

Fuente: Tanga W, Kitai T, Hazen S. Gut Microbiota in Cardiovascular Health and Disease. Circulation Research March 31, 2017

Da un impulso a tu carrera

¿Te gustaría formarte en el único máster de psiconeuroinmunología clínica que cuenta con acreditación oficial universitaria? Solicita más información ahora, ¡las plazas son limitadas!

¿Hablamos por WhatsApp?