¡Nuevo ciclo de webinars GRATUITO!

La psiconeuroinmunología clínica aplicada a las enfermedades crónicas.

 Candidiasis vaginal persistente, su abordaje desde la PNI clínica.
Candidiasis vaginal persistente, su abordaje desde la PNI clínica

Candidiasis vaginal persistente, su abordaje desde la PNI clínica

Sin categoría 7 febrero 2024

Aunque pertenece a la salud íntima femenina, son numerosas las mujeres que conviven con esta incómoda afección. Ellas mismas van a ser quienes mejor pueden explicar los síntomas tremendamente incómodos de la candidiasis vaginal. Picores, dolor e irritación, secreciones, o incluso algunos desencadenantes como la cistitis si la situación empeora. La prueba es que los anuncios de cremas para calmar sus efectos se disparan en determinadas épocas del año. Más en verano, donde la exposición al agua y a la humedad que tanto gusta a estos hongos es mucho mayor.

Siendo sensatos, objetivamente no se trata de algo grave, pero sí bastante molesto para el día a día, sobre todo si las cándidas no desaparecen del todo y vuelven cada dos por tres. La clave es acabar con esta infección fúngica, que aun con medicamentos, resulta bastante complicada de erradicar.

¿Te gustaría mejorar la salud de tus pacientes y la rentabilidad de tu clínica al mismo tiempo?

Rellena el siguiente formulario y accede totalmente gratis nuestro webinar donde podrás descubrir de la mano de Daniel de la Serna las claves más importantes para mejorar el rendimiento y rentabilidad de tu clínica, favoreciendo la satisfacción de tus pacientes.

Cuando las cándidas son molestas

La candidiasis es una infección donde más comúnmente el hongo “Cándida albicans”, se reproduce y crece sobre manera sobre ciertas áreas de la piel. Estos microorganismos también aparecen en otras zonas húmedas como la lengua (especialmente en los niños) o en los genitales masculinos. En el caso de la candidiasis vaginal, se prevé que la mitad de las mujeres tendrá 2 o más episodios de vulvovaginitis candidiásica, y hasta el 75% lo padecerá alguna vez en su vida.

candidiasis vaginal pni clínica psiconeuroinmunología

En realidad las cándidas conviven con nosotros siempre. Se localizan en las zonas mucosas como esporas, en algunas partes del aparato digestivo como la boca, y en el caso que nos compete, en la vagina.

En principio no tienen porqué dar problemas, pero la situación cambia por completo cuando hay una alteración intestinal o de origen vaginal. En este caso la cándida aprovecha todo su potencial para desarrollarse y aquí es donde surge el problema.

Ambos tipos de candidiasis guardan relación entre sí. Aunque la candidiasis vaginal de repetición se da normalmente debido a la candidiasis intestinal, no son la misma cosa.

Candidiasis vaginal persistente ¡Es el micobioma de la microbiota!

La alteración del microbioma es desencadenante de alergias, fatiga crónica y un largo etcétera de patologías crónicas que hace unos años ni imaginábamos, y que en PNI clínica llevamos investigando desde hace varias décadas.

Actualmente somos conscientes a través de distintos estudios científicos que avalan y demuestran su conexión directa, y en el caso de las cándidas, también guardan una íntima relación, porque en nuestra microbiota intestinal habitan infinidad de bacterias, donde también se incluyen otros organismos como los hongos que habitan en diferentes órganos como la piel, las vías respiratorias o el tracto urogenital.

Es lo que se conoce como micobiota, que no es lo mismo que microbioma, y que es el conjunto de hongos o comunidad fúngica que habitan en la microbiota.

En principio nos protegen frente a enfermedades y algunos agentes externos, pero si se desequilibran y están cómodos en su hábitat, es cuando van a empezar a dar la cara con molestos síntomas repetitivos que ni algunos medicamentos como los antibióticos van a ser capaces de combatir.

¿Qué les gusta a las cándidas?

Existen algunos indicios e investigaciones que demuestran que ciertos elementos, o hábitos pueden hacer que las cándidas se multipliquen y se vuelvan patógenas. Es el caso de,

  • Aquellas dietas ricas en azúcares o hidratos de carbono, ya que estimulan su reproducción.
  • Los ambientes con exceso de O2.
  • Un estudio estadounidense asocia curiosamente los empastes de amalgama cuyo material es el mercurio, con la Cándida Albicans. La levadura se encarga de absorber este metal como mecanismo de acción natural y protección, y lo que va a hacer es aumentar su población, desencadenando así en todos los síntomas de una candidiasis persistente.
  • El consumo de antibióticos durante bastante tiempo provoca su aparición. Normalmente estos medicamentos acaban con las bacterias, pero durante su ingesta acaban con múltiples microorganismos dejando nuestro sistema inmune bajo mínimos.
  • Los episodios y el estrés persistente.

Dieta para la candidiasis vaginal

El primer paso reside en recuperar el perfil bacteriano de la mucosa, ya que un bacterioma adecuado dificultará el sobrecrecimiento de cualquier hongo. Y a partir de ahí las recomendaciones dietéticas.

Empecemos por una dieta libre de azúcares e hidratos de carbono. Aunque no todos los azúcares se encuentran en la bollería y en otros procesados. Hablamos de eliminar esos alimentos con almidón como los arroces, las pastas, las patatas y otros tubérculos.

Tampoco debemos abusar de las carnes curadas o procesadas, los vinagres, el alcohol es un gran enemigo, algunos frutos secos como los anacardos y los lácteos de origen animal (especialmente de oveja o vaca).

Llevar a cabo una alimentación con productos de origen vegetal, frutas, elevada a nivel proteico y con fermentados, puede reducir la presencia de estos hongos. Los lácteos mejor si son de origen vegetal, pero si se prefiere de clase animal, mejor que sean quesos o yogures con leche de cabra.

¿Te está resultando interesante este contenido? Este tipo de afecciones persistentes y otras patologías crónicas hablamos y abordamos en nuestro Máster en PNI clínica y en las distintas formaciones.

Autor

Elena López

Llevo más de 20 años trabajando como fisioterapeuta, pero mi ámbito profesional y mi forma de vida dio un giro de 180 grados cuando me convertí en lo que soy actualmente: especialista en Psiconeuroinmunología clínica. Disciplina que me ha brindado la oportunidad de crecer exponencialmente y que llegó a mí de la mano del Dr. Leo Pruimboom, fundador y referente mundial por excelencia de esta disciplina médica. Una nueva vía de intervención que descubrí cuando aún estaba cursando mis estudios universitarios en Fisioterapia, que cambió mi perspectiva y por su puesto la manera de trabajar con los pacientes.

Labor clínica, con la que no dejo de aprender constantemente y disfrutar cada día. Además, al mismo tiempo me permite desarrollar mi segunda actividad y pasión, la de coordinar el Máster en PNIc. Me encanta mantener un nexo de unión continuo con los grandes referentes y docentes, y comprobar cómo los alumnos van adquiriendo una nueva dimensión de conocimiento y formación.

Todo ello no sería posible sin el motor de mi vida, mi pequeña gran familia, (Gonzalo y mis cuatro hijos) y esos momentos de desconexión. Descargo adrenalina jugando al baloncesto, bailando flamenco y no cambio por nada del mundo disfrutar de un buen vino con mis amigos.

Conoce nuestro Máster

Da un impulso a tu carrera

¿Te gustaría formarte en el único máster de psiconeuroinmunología clínica que cuenta con acreditación oficial universitaria? Solicita más información ahora, ¡las plazas son limitadas!

¿Hablamos por WhatsApp?